yourattentionplease

Crecer con confianza.

Blog

Blog Marta Toro

7 MINUTOS PARA MEJORAR LA ATENCIÓN. GRANADA.

    Ponente: MARTA TORO   Doctora en Ciencias y en Biología del Comportamiento por la Universidad de Viena   Máster en Neurociencias por la Universidad de Barcelona   http://yourattentionplease.net/quienes-somos/     Para más información: 958 941 510 www.personalum.com/formacion info@personalum.com c/ Ribera del Violón, Local 6-7 18006 Granada     Inscripción: -   El plazo de inscripción finaliza el 20 de Enero de 2017. -   Precio del curso: -   Plazas limitadas -   Cuenta de ingreso: ES 00 0000 0000 000000000000 -   En el concepto del ingreso bancario, especificar el D.N.I. del participante y el código “1601”. -   En caso de no alcanzar el mínimo de participantes exigido, se devolverá el importe íntegro a los ya inscritos. -   Preguntar en el hotel por los descuentos a los asistentes del curso. Lugar de celebración: Hotel Granada Center Avenida Fuente Nueva s/n 18002 Granada         SIETE MINUTOS PARA MEJORAR LA ATENCIÓN   Un método musical, testado científicamente con niños con TDAH     Días 27 y 28 de Enero de 2017 Lugar: Hotel (Granada)      


Afectados de párkinson prueban una novedosa terapia musical

el 29 diciembre, 2016 en Noticias El pasado miércoles 28 de diciembre la terapeuta musical Marta Toro presentó en la Asociación Parkinson Bizkaia – Asparbi una novedosa técnica de terapia musical destinada a la personas afectadas por la enfermedad de Parkinson. Marta Toro es Doctora en Ciencias por la Universidad de Viena, con Máster en Neurociencias y con estudios de piano, canto y composición. Se ha especializado en diferentes terapias musicales (problemas de aprendizaje, TDAH, creatividad, atención, memoria…). La terapia que ha presentado en Asparbi consta de 4 piezas musicales, cada una de ellas enfocada a lograr un objetivo específico. Socios y socias afectados de Parkinson podrán experimentar esta terapia cuyo uso se realiza de manera individual, como una herramienta para mejorar el día a día en sus actividades cotidianas. La finalidad de este experimento es explorar cuales son los beneficios de este tipo de terapias en grupos específicos de personas afectadas por la enfermedad de Parkinson. Entre las posibles virtudes se encuentran la mejora de la marcha, ayuda con los bloqueos, mitigar el insomnio, mejorar el estado de ánimo, relajarse, reducir el nerviosismo y la ansiedad, etc. Las personas que deseen participar en este estudio pueden apuntarse en la oficina de Asparbi.


¡Qué viva la adolescencia!

La adolescencia es una de las etapas más extraordinarias de la vida, por lo menos, a nivel neurológico. La capacidad de aprendizaje de un adolescente es extraordinaria. Su cerebro se “reescribe” y actualiza siendo éste un momento clave en su desarrollo.   En esta etapa (13-18 años) en la que parece que sus protagonistas a nivel social adolecen de algo fundamental pero intangible, en realidad el cerebro del ser humano se está "sobreescribiendo" y está sometido a grandes cambios que afectan a todo su organismo.   Es un momento delicado para ellos y para su entorno. El cerebro está en  una fase de desarrollo crucial y parecida a la que se da en los primeros años de vida. Es como si en estos años, además de afianzar las estructuras básicas del "edificio", a éste se le proveyera de todas las demás estructuras complejas pero necesarias para su pleno rendimiento como adulto. En estas fases se desarrollan los lóbulos frontales encargados de las funciones ejecutivas, del control, de la atención, y, además, hay una conectividad neurológica inmensa, siendo su capacidad de aprendizaje extraordinaria.   Todos estos cambios neurológicos y fisiológicos acaban afectando a la relación entre padres e hijos. Lo cierto es que en esta etapa los adolescentes necesitan despegar de sus progenitores e intentar encajar y ser aceptados por el grupo de amigos. Necesitan que su parte de niño vaya despareciendo poco a poco y que los adultos les apoyen de otra forma. Buscan reafirmarse, independencia y autonomía, y para ello a veces desembocan en conductas rebeldes y peleonas.   Pero claro, aunque los padres quieren lo mejor para sus hijos, en ocasiones se sienten desorientados y decepcionados por tan inesperados cambios de humor y de rumbo. Sin duda, la familia es clave y constituye una pieza fundamental en el desarrollo del adolescente dentro de este nuevo paradigma en el que la adolescencia, lejos de ser una etapa desagradable y difícil, se convierte en una fase floreciente y crucial para desarrollar cualquier talento inherente.   Los adolescentes necesitan límites para definir y encontrar su propio espacio, y la educación autoritaria de antes  -del tipo "aquí mando yo y tu haces lo que yo digo porque sí"-  ya no sirve, porque ese niño obediente y pequeño ha sido sustituido por un hombre o mujer joven que lo que necesita son desafíos que estén a su altura para poder responsabilizarse y aprender a manejar su vida.   Sin ir más lejos, en las culturas más tribales y ancestrales, hacia los 12-15 años se producía (aún se produce en algunas) un ritual de iniciación en el que, una vez superada la prueba, la tribu los consideraba adultos. Algunas veces el ritual consistía en ir a caza un león o un tigre para lo que se requería demostrar un gran valor. Una vez cazado el animal se producía el punto de inflexión y pasaban a formar parte del clan de los adultos: toda una demostración de valor y reconocimiento.   En nuestra sociedad occidental estos rituales van quedando desdibujados y tienden a desaparecer. Lo más parecido a un ritual de iniciación es un cambio de ciclo académico o, a nivel social, la tradicional puesta de largo o la confirmación religiosa. En algunos lugares se siguen manteniendo estas tradiciones, pero se ha perdido su sentido profundo y muchas veces no sabemos para qué servían y se convierten en un tema de rango social. Sin embargo, los adolescentes necesitan experimentar  ese punto de inflexión para ir ganando en responsabilidad y poder sobre su vida, para ir desarrollando sus talentos.   En los seminarios que organizo para adolescentes propongo poner en práctica  e interiorizar "el ritual del guerrero", por supuesto sin necesidad de matar leones ni ponerse en peligro. El arquetipo del guerrero desarrolla el propio poder, la fortaleza, la responsabilidad y el carisma, como efectos secundarios. Es un taller lúdico en el que los adolescentes aprenden a ir tomando las riendas de su vida con los tres poderes del guerrero interior: el poder de la presencia, de la comunicación y de la posición. Aprenden que cuando alguien domina el poder de la presencia sabe expresarse a nivel mental, emocional y físico, lo que se traduce en ganas de estar ahí, presente, en la vida. Que quien domina el poder de la comunicación sabe alinear lo que se dice con el momento y el contexto. Y quien conoce el poder de la posición tiene el coraje de tomar postura e informar a los demás de dónde se está.  En definitiva, que un guerrero maduro sabe mostrar honor y respeto por todas las cosas, se comunica con juicio, establece límites y fronteras, es responsable y disciplinado y utiliza correctamente su poder… es un ser con carisma y se siente muy bien.    


Ser creativo, ser feliz -Marta Toro

Cuando somos creativos encontramos espontáneamente soluciones eficaces que mejoran nuestro entorno, aumenta nuestra intuición y se afina nuestra brújula interior.   La mente consciente capta 40 estímulos por segundo y la mente no consciente 20 millones de estímulos por segundo. Siempre me ha impresionado este dato porque viene a decir que verdaderamente nos enteramos de poco. Al parecer nos abastecemos directamente de un extenso banco de datos sumergido en nuestro ser no consciente que hemos ido almacenando desde la infancia de forma automática. Desde esta base de datos interpretamos continuamente las señales ambientales a las que estamos sometidos activando, bien el mecanismo de defensa, si nuestro sistema piensa que está en peligro, o bien el mecanismo de crecimiento y regeneración, si entendemos que todo va bien. Sin embargo, según algunos estudios, la mitad de las formulaciones que utilizamos a diario tienen una connotación negativa, un 30% la tienen positiva y un 20%, neutra. De modo que, todo parece indicar, que tenemos una tendencia natural hacia el mecanismo de protección y defensa, porque estamos programados, sobre todo, para sobrevivir. Para ello, nuestro sistema de alerta presta más atención a lo negativo que a lo positivo, porque lo negativo lo identifica como una posible amenaza. Cuando conseguimos trascender por un momento el mecanismo automático de supervivencia, nos damos cuenta de que con sólo cambiar el enfoque, nuestra vida está llena de cosas positivas que nos estaban pasando desapercibidas. Además, fijándonos en todo lo positivo que nos rodea, nos parece que somos más afortunados. Para conseguirlo será preciso entrenar al cerebro para que mantenga el enfoque en positivo. Cree Fine Tuning Cards (FTC) como un juego de cartas que tiene como objetivo mejorar la creatividad, la intuición y afinar nuestra brújula interior, es decir, entrenar a nuestro cerebro a permanecer en positivo. Es un juego de autoexploración             que permite actualizar la base de datos, identificar, definir y optimizar las emociones. Esto ayuda a tomar decisiones más atinadas y alineadas con nuestro ser más profundo. El ser creativo se aleja del mecanismo de supervivencia y centra la atención en buscar soluciones nuevas, eficaces, que mejoren o resuelvan una situación. El ser creativo tiende a desdramatizar, a eliminar posturas rígidas, consiguiendo acceder a soluciones originales y eficaces de forma espontánea. El pensamiento creativo tiene un efecto muy potente en nuestro cerebro generando millones de pequeños núcleos de toma de decisión en los que se encuentran todas las posibilidades reales, ficticias e imaginables. De pronto nos damos cuenta de que podemos elegir entre un amplio abanico de opciones y esto nos libera, porque si nos equivocamos, aún dispondremos de más alternativas. La creatividad se sirve de la intuición para operar. La intuición ofrece un tipo de conocimiento espontáneo y directo, en el que no intervienen ni procesos deductivos ni racionales. Sin embargo, la intuición tiende un puente entre el pensamiento consciente y la información que percibimos de forma no consciente, y busca nuevas combinaciones para integrar diversas ideas del pensamiento lógico-racional con un resultado muchas veces, creativo.   Cuando la intuición está bien desarrollada, se afina la brújula interior mejorando la habilidad de tomar decisiones y ser creativo. Cuando la brújula interior funciona, también mejora la confianza en uno mismo.   Las cartas Fine-Tuning Cards constan de 34 imágenes concretas unas y abstractas, otras. Es un juego de libre asociación, es decir, cada uno asociará cada imagen de forma subjetiva. Aunque todas las imágenes son positivas o neutras, no siempre serán identificadas de esta manera. El juego consistirá en identificar qué imágenes nos producen rechazo e intentar establecer por qué, definiendo esa emoción desproporcionada y tratando de buscar de forma natural una definición que sea más ajustada y positiva. Las cartas se utilizan a menudo para la introspección, la meditación y son muy útiles como guía personal ocasional o diaria. Además, permiten interactuar con los demás y jugar en grupo. Son fantásticas para consultar o analizar proyectos o asuntos en común. A menudo, se consiguen unos resultados magníficos. De pronto surgen diferentes puntos de vista y más alternativas para resolver un problema, lo que favorece, de una forma lúdica y fácil, un cambio de conducta. A veces jugar se relaciona con comportamientos infantiles, pero en realidad, el juego es la base del pensamiento creativo de los adultos. Además cuando jugamos disfrutamos y de eso se trata. Así que…. ¡¡¡a jugar!!!! http://yourattentionplease.net/forte-temporary-home/metodo-para-la-creatividad. www.martatoro.com martatoro.com


Funcionar como un avión, Marta Toro

Durante las etapas infantiles el ser humano tiene la capacidad de almacenar y registrar una enorme cantidad de datos sin darse cuenta. Cada niño recibe intensas descargas de datos, envueltos en diferentes ropajes -información, creencias, comportamientos- que se almacenan de forma automática en su disco duro y le van a acompañar durante el resto de su vida. Para entender cómo es posible que el cerebro de los niños sea tan permeable, hay que conocer la actividad eléctrica del cerebro. Los adultos y los niños presentan diferentes frecuencias eléctricas en los EEG (electroencefalograma) durante las diferentes etapas de crecimiento, que van desde las ondas delta, de baja frecuencia, hasta las beta, de alta frecuencia. En cada etapa de crecimiento, el cerebro de los niños produce fundamentalmente un tipo de ondas cerebrales específicas que le harán más o menos permeable a la información exterior (LaiBow, 1999). Hasta los dos años de edad los niños operan con unas frecuencias que les permiten almacenar automáticamente enormes cantidades de información, observando y asimilando su entorno. Más adelante, la exposición a la programación externa se reduce debido a la creciente variación de frecuencias. Hoy se sabe que, hacia los doce años, el niño comienza a mostrar frecuencias mucho más altas, como las ondas beta, que le permitirán concentrarse mejor. La máxima atención la tendrá con las ondas gamma. De modo que, en la etapa de la adolescencia, la mente no consciente ya está llena de información, que será determinante en la estructuración de los patrones fisiológicos y en el comportamiento. A esa edad ya dispone de una base de datos en la que se almacenan programas cuya función se limita únicamente a interpretar las señales medioambientales que recibe, y a activar los programas apropiados, sin formular ningún juicio. Es el disco duro en el que se almacenan las experiencias de nuestra vida. Los programas grabados son en su mayoría de estímulo-respuesta. De manera, que cuando nuestro sistema nervioso percibe los estímulos exteriores, se desencadena automáticamente la respuesta ya aprendida. Si la primera experiencia fue percibida como positiva, el sistema la reconocerá activando el mecanismo de crecimiento y si fue percibida como negativa, confusa o poco elaborada la tenderá a interpretar negativamente, activando el mecanismo de inhibición, protección y huida. Todo ello muchas veces y de forma automática. Que estos procesos sucedan sin darnos cuenta tiene una explicación: mientras nuestra mente consciente procesa 40 estímulos por segundo, la mente no consciente procesa 20 millones de estímulos por segundo (Norretranders, 1998). Por utilizar una metáfora, si fuéramos un avión diríamos que la mente no consciente sería el piloto automático del sistema y la consciente, su versión manual. La cuestión es cómo optimizar puntualmente la información archivada en el piloto automático y desechar aquello que no nos sea útil, correcto o que nos impida crecer. El objetivo sería funcionar como un avión de última generación, donde podamos dejarnos llevar por el piloto automático durante el vuelo porque sea seguro y su funcionamiento sea impecable, nos de confianza y estabilidad, y también porque disponga de un programa de mantenimiento y puesta a punto continuo, dinámico y ágil, sin planes de ahorro en este punto, y que cuente con un sistema manual gestionado por nuestra mente, que nos deje aterrizar y despegar sin riesgo y sepa que puede intervenir siempre que lo crea necesario. Ambas mentes, la consciente y la no consciente, deberán cooperar en el aprendizaje de nuevos comportamientos o creencias que, más tarde, pasarán a formar parte del piloto automático. La mente consciente jugará un papel importante en la determinación, integración y organización de dicho conocimiento en la base de datos. Sin embargo, habrá que estar alerta: la mente consciente es poderosa y puede viajar en el tiempo, hacia delante y hacia atrás, mientras que la no consciente siempre opera en el presente. Nuestra poderosa mente puede tener planes, proyecciones, pensamientos y una imagen de sí misma y del mundo que puede no coincidir con la información programada en su sistema automático, causándonos un estrés continuo que nos hará despegar de nosotros mismos. Esta desconexión o incoherencia entre el sistema automático y el manual creará inmensas tensiones internas de funcionamiento y muchas veces, con el tiempo, se convertirá en un gran obstáculo para progresar en la vida. Estas limitaciones comprometerán todo nuestro sistema, también nuestra salud. Para poder disfrutar de nuestra aventura en la tierra es necesario estar dispuesto a realizar actualizaciones permanentes y una continua puesta a punto de nuestro sistema. Para ello, tendremos que ser valientes y estar dispuestos a evolucionar en nuestras ideas y creencias, sin aferrarnos a ninguna de ellas y desechar aquellas que nos hagan despegar de nosotros mismos. Marta Toro http://menteconsciente.com/funcionar-como-un-avion/  


¡Atención a la canción!

Entrevista con Iñaki de la Torre, El Pensador de Músicas, Cadena Ser. ¿Qué tienen que ver los ejercicios de relajación mental con una ranchera de Lila Downs? Este sábado, Iñaki de la Torre conversa en El Pensador de Músicas sobre concentración, relajación, creatividad e hiperactividad con la especialista en déficit de atención Marta Toro. ¿Se han enterado? ¿Seguro?


Música para plantas, Marta Toro

 Recibí el encargo del Real Jardín Botánico de Madrid de componer una música para su invernadero y, al preguntarles sobre lo que buscaban, me dieron este mensaje, que cito: “.., queremos que el visitante entre en contacto con las plantas, que las hojas le rocen, que tenga que inclinar la cabeza al pasar bajo una planta carnívora o una orquídea para poder avanzar, que con la mano se vea obligado a retirar en su recorrido alguna fronda de palmera o musgo español (Tillandsia usneoides) y recibir la sensación de que realmente se encuentra en una pequeña jungla.” Me encantó esa descripción tan sensorial, que me sirvió mucho para imaginar cómo algo tan intangible como el sonido o la música debería fusionarse dentro de ese cuadro, con esa atmósfera tropical, densa y húmeda del invernadero. El encargo me resultó estimulante, y al crear la música me centré sobre todo en cómo podría dialogar a través de ella con las plantas. Ahora que la música* ya está integrada en el recinto del invernadero creo que realmente funciona. Sin embargo, muchas veces me han comentado eso de “¿no creerás realmente que las plantas escuchan tu música, no?”. Para evitar debates ligados más al sistema de creencias que a los argumentos científicos, solía contestar eso de…. “ya se sabe que la música afecta el sistema nervioso y el cerebro de los seres humanos y en este caso concreto, la música está destinada a que el visitante del jardín botánico tenga una experiencia sensorial”. Pero creo que ya es hora de sostener otro tipo de argumentos. Normalmente tendemos a pensar que las plantas vegetan. En general, cuando decimos de alguien que es como un vegetal, queremos describir que ni siente ni padece. Sin embargo, las plantas son unos seres que, aunque no se pueden desplazar y parecen inmóviles, cuentan con una genial y clara estrategia evolutiva en la que utilizan sus afinados sentidos para explorar el entorno y ocuparlo. La vista. ¿Creen que las plantas ven? La búsqueda de la luz es fundamental en la vida y el comportamiento estratégico de las plantas. En su interior se encuentran unas moléculas que actúan como receptores de luz capaces de captar y transmitir información sobre la dirección y la calidad de la misma, en función de la longitud de la onda de sus rayos. No hay más que observar el movimiento adaptativo de cualquier planta buscando la luz. El olfato. Las plantas disponen de un sistema olfativo muy refinado y difuso repartido por todo su organismo. Cuentan con millones de células con receptores de sustancias volátiles capaces de recabar información muy precisa de su entorno, para comunicarse entre ellas y con los insectos. Todos los olores producidos por las plantas (el romero, el limón, la albahaca, etc) equivalen a mensajes concretos. ¿Y el gusto? Al igual que con otros seres vivos, en las plantas se da una estrecha conexión entre el sentido del olfato y el gusto. Las plantas disponen de receptores de sustancias químicas que buscan alimento en el suelo a través de las raíces capaces de percibir pequeñísimos gradientes químicos, demostrando así un paladar exquisito. Las raíces están continuamente degustando nutrientes que pueden detectar con extrema precisión en el terreno. ¿Y qué me dicen de las plantas carnívoras o plantas con refinadísimas estrategias de caza? ¿Tiene una planta sentido del tacto? Lean a Lamarck y su experiencia con las mimosas púdicas o rocen con la yema del dedo una pequeña planta carnívora y verán cómo se retraen para defenderse. Y por fin, el oído. ¿Oyen las plantas? Todos sabemos que los sonidos son vibraciones que se desplazan por el aire en forma de ondas sonoras que son captadas por nuestros oídos, pasan por la membrana del tímpano y su propia vibración nos permite traducir las ondas a sonidos. El movimiento del tímpano se convierte en una señal eléctrica que va hasta el cerebro a través del nervio auditivo. Las plantas no tiene orejas, sin embargo crecen dentro de un excelente conductor de vibraciones que es la propia tierra y el aire : las vibraciones pueden ser captadas por todas las células de la planta a través de los canales mecanosensibles. En los vegetales, pues, el sentido del oído también es difuso, y digamos que oyen con todo el cuerpo. Hay numerosos estudios realizados sobre este tema con resultados interesantes, como, por ejemplo, el hecho de que la exposición al sonido altera la expresión genética de las plantas; o los estudios realizados por el Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal y la empresa de sonido BOSE que demostraron que las viñas sometidas al tratamiento musical crecían mejor y daban mejores frutos reduciendo el uso de insecticidas porque el sonido desorienta a los insectos. De nuevo y como en caso de los humanos, no es el género musical el que les afecta sino la frecuencia sonora, y hay ciertas frecuencias bajas que favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas. ¿No es fascinante? Si les interesa el tema tanto como a mí, les recomiendo la lectura de un pequeño libro escrito por Stefano Mancuso y Alessandra Viola, “Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal”, donde tomarán verdadera conciencia de las sofisticadísimas estrategias de supervivencia del mundo vegetal, de esos seres que aunque parecen que ni se mueven ni dicen ni mu, se enteran de lo que pasa en su entorno más de lo comúnmente admitido. *Música trópica en el Invernadero del Real Jardín Botánico de Madrid. www.martatoro.com


La música, el cerebro y la epigenética … una ventana de oportunidad

El método musical Crecer con Confianza se centra en la etapa de desarrollo neurológico comprendido entre los 7 y los 12 años y está concebido como una herramienta de apoyo a educadores y padres en la tarea de configurar y estructurar la personalidad de los niños. Con este método el niño aprenderá a relajarse en un entorno positivo, se sentirá más tranquilo y ganará seguridad en si mismo. Esto tendrá consecuencias positivas en la configuración de su personalidad y en el desarrollo de su capacidad para el aprendizaje, el comportamiento y la toma de decisiones. ¿Cómo una música específica es capaz de afectar a nuestro ánimo, a nuestro comportamiento y a la química de nuestro cerebro? Todas estos planteamientos parten de  unos pocos pero decisivos conceptos de la neuropsiquiatría más avanzada, sobre los que se afianza el método. Veamos,  tenemos el concepto de epigenética, que viene a darnos la excelente noticia de que nuestra existencia no sólo está determinada por nuestros genes, visión que realmente nos convierte en pajarillos enjaulados, sino por el aprendizaje y por las respuestas que damos a las señales ambientales. La controversia entre si es el factor hereditario o el medio ambiente el que determina nuestra existencia existe desde hace mucho tiempo y es realmente potente. En principio se sostuvo que el ADN controlaba nuestras características físicas; después, que los genes también controlaban nuestras emociones y nuestro comportamiento. De esta forma nuestro destino quedaba supeditado a la calidad de los genes recibidos de nuestros padres. Lo que supondría que tendríamos que resignarnos con lo que nos toca en suerte, todo ello sin ninguna capacidad de rectificar. Sin embargo, hoy se sabe que hay células inteligentes que pueden sobrevivir por sí mismas y buscan entornos que les permite subsistir. Analizan los entornos del ambiente en que se hallan y responden de manera que les permita sobrevivir. Hoy sabemos fuera de toda duda que algunas enfermedades pueden achacarse a un gen defectuoso. Pero este tipo de alteraciones afecta a menos de un 2% de la población. Como dice B.H. Lipton, la mayoría de las personas llega al mundo con genes que deberían permitirle una vida saludable y feliz. Enfermedades crónica como la diabetes, dolencias cardiacas o el cáncer responden a una compleja interacción entre genes y factores ambientales. Son las señales del entorno las que codifican un gen determinado. Creo que la epigenética es una buena noticia que nos abre la posibilidad de actuar conscientemente sobre nosotros mismos, nos da confianza y poder en nuestras decisiones, que no es poco. Por otro lado, y para poder afrontar nuestra relación con el exterior, la naturaleza nos ha provisto de dos importantes mecanismos de supervivencia: uno, fundamentado en el principio de crecimiento o desarrollo;  y otro, basado en el principio de  protección. Lo curioso del tema es que no pueden funcionar a la vez. De forma que, cuando nos encontramos en una situación de emergencia, nuestra reacción será huir o luchar, para lo que necesitamos redistribuir nuestras reservas de energía, inhibiendo el crecimiento. Para crecer, sin embargo, es necesario establecer una relación libre y abierta entre el organismo y el medio; además, inhibir el proceso de crecimiento nos hace más vulnerables y consume mucha energía. Aunque disponemos de un excelente sistema de protección, no está diseñado para permanecer activado de forma continua. Sin embargo, a menudo estamos inmersos en un estado cronificado de preocupación, como si después de afrontar una batalla, nunca tuviéramos paz. Lo cierto es que casi la totalidad de las enfermedades está relacionada en el estrés permanente. Ahora sabemos que la influencia del factor ambiental sobre nuestra biología es enorme. Lo más importante es no nos deja a merced de un destino infranqueable, sino que nos abre oportunidades, nos brinda la capacidad de elegir, de sentirnos responsables de nuestras vidas y de cambiar puntualmente, ahí donde lo necesitamos. Se trata de un nuevo paradigma que podremos aplicarnos a nosotros mismos y a nuestros entorno. Bien pensado, si lo trasladamos al mundo infantil, llegaremos a la conclusión de que la influencia que podemos ejercer sobre nuestros niños es enorme y profunda. Hay centenares de estudios que demuestran que nuestra capacidad de influir sobre un niño comienza ya antes de nacer. El sistema nervioso del feto y del bebé en desarrollo cuenta con un amplio espectro de capacidades sensoriales, de aprendizaje y de una memoria que se conoce como memoria implícita. Su vida en el útero es determinante y afectará profundamente a su salud y a sus comportamientos. Más adelante, el mundo les proporcionará importantes experiencias que influirán sobre la expresión de los genes y determinarán la unión de las neuronas entre sí, creando las rutas neuronales, que darán origen a una actividad mental única y personal. ¡Una tarea de auténtica ingeniería genética la de ser padres y educadores! Marta Toro Creadora y fundadora de Yourattentionplease martatoro.com http://yourattentionplease.net/ http://yourattentionplease.net/  


7 minutos para mejorar la atención, entrevista El Correo Español

Mayo, 2015 -- "Solo con escuchar música se activan al mismo tiempo múltiples áreas del cerebro destinadas a procesar el sonido y entender elementos como la melodía y el ritmo y luego unificarlos para crear una única experiencia musical, todo en cuestión de fracciones de segundo" Marta ToroPero cuando se toca un instrumento, el cerebro entero se involucra activando múltiples áreas del cerebro, procesando simultáneamente a gran velocidad informaciones en secuencias complejas e interrelacionadas. Practicar un instrumento no sólo ejercita las zonas motoras del cerebro sino que combina la precisión lingüística y matemática del hemisferio izquierdo con el contenido creativo y nuevo del hemisferio derecho. Digamos que la música es una herramienta terapéutica muy eficaz y sin efectos secundarios,  que mejora la creatividad, la capacidad de resolver problemas, la función ejecutiva y la memoria. ¿Qué has descubierto trabajando con la música? Trabajar con música es un placer. Además de que la música nos alegra la vida, tiene efectos profundamente terapéuticos y es objeto de enorme interés científico. Todos sabemos que la música nos afecta de muchas formas: influye sobre nuestro cerebro y mente. Enriquece los procesos sensoriales, motores, cognitivos, fomenta la creatividad y la disposición al cambio. El compás, la tonalidad, la melodía y la armonía afectan diferentes áreas del cerebro y todas ellas se conectan a complejas redes neurológicas. Una emoción musical intensa, por ejemplo, se relaciona con regiones cerebrales que participan en el proceso de recompensa y estímulo, favoreciendo entre otras cosas la liberación de dopamina, el neurotransmisor asociado a la alerta, el estado de ánimo y la regulación emocional. Solo con escuchar música se activan al mismo tiempo múltiples áreas del cerebro destinadas a procesar el sonido y entender elementos como la melodía y el ritmo y luego unificarlos para crear una única experiencia musical, todo en cuestión de fracciones de segundo. Pero cuando se toca un instrumento, el cerebro entero se involucra activando múltiples áreas del cerebro, procesando simultáneamente a gran velocidad informaciones en secuencias complejas e interrelacionadas. Practicar un instrumento no sólo ejercita las zonas motoras del cerebro sino que combina la precisión lingüística y matemática del hemisferio izquierdo con el contenido creativo y nuevo del hemisferio derecho. Aumenta el volumen y la actividad del cuerpo calloso del cerebro, el puente entre los dos hemisferios, permitiendo que los mensajes se muevan con mayor rapidez y por múltiples rutas.. Digamos que la música es una herramienta terapéutica muy eficaz y sin efectos secundarios,  que mejora la creatividad, la capacidad de resolver problemas, la función ejecutiva y la memoria. No parece que todos los estilos musicales puedan favorecer acciones terapéuticas... Depende de lo que se pretenda. "Crecer con Confianza", por ejemplo,  que se creó con una intención clara de mejorar la atención y buscar la relajación, se  fundamenta entre otras cosas en las diferentes etapas de crecimiento de los niños, que  van pasando por determinados tipos de ondas cerebrales que marcarán su comportamiento, su capacidad de aprendiza y emociones. A nivel terapéutico hay que determinar los objetivos y seleccionar muy bien la música que se quiere aplicar. Así lo hace la musicoterapia. Ahí tenemos el famoso "efecto Mozart" que yo personalmente suscribo porque me produce mucha serenidad, o la música barroca… Con un poco de atención, cada uno se dará cuenta qué tipo de música le reproduce el estado de ánimo que buscaba. Hay que explorar. Nos puedes explicar mejor que es "Crecer con Confianza" Es un método musical de apoyo para padres, docentes o terapeutas que enseña a los niños cómo relajarse y, al mismo tiempo, aumenta su capacidad de concentración y atención, tratando de ganar en seguridad y confianza en sí mismos. El método se fundamenta en varios conceptos de la neuropsiquiatría moderna como el origen epigenético (genes más respuesta al entorno) de trastornos como el TDA/H. Además, el método fue objeto de un ensayo clínico con 156 niños de 7 a 12 años con diagnóstico TDA/H en un colegio de Madrid. Su aplicación redujo los niveles de ansiedad en los niños de manera significativa y mejoró su atención sostenida de forma espectacular. En general, la respuesta en los colegios que lo están implantando es muy positiva. Los profesores observan que el uso del método a nivel colectivo calma a los niños, tiene un efecto contagio y mejora el ambiente en clase. Por otro lado, los profesores se alegran de ver que sólo precisan un aparato de música y no les supone trabajo adicional, mas bien se lo facilita. Cuando yo era pequeño a este trastorno se le llamaba "niños muy movidos" ¿cuanto crees que hay de cierto en el diagnóstico TDA/H? El tema que apuntas es muy controvertido y creo que requiere de una gran reflexión, porque es importante.  Dentro de la comunidad científica la polémica se dispara en varias direcciones, por ejemplo, se cuestiona si el TDAH es verdaderamente un trastorno o es simplemente una variante de normalidad que tuvo sentido en algún momento de la evolución del homo sapiens y que, hoy dentro de nuestro esquema social, no tiene buen encaje y es una auténtica molestia para todos. Como bien dices, "niños movidos" ha habido toda la vida. En cualquiera de las dos opciones se ponen en tela de juicio las enormes cifras diagnosticadas que se están barajando, dudando tanto de los métodos de evaluación, como de los efectos a medio largo plazo de  tratamientos ligados a psicoestimulantes, que en algunos casos pueden ser adecuados y en otros, un auténtico disparate. Algo estamos haciendo mal...¿que hay que cambiar? Si estamos hablando de ese tipo de niños, habrá que probar si hay otras vías terapéuticas. Trabajar la mente y ejercitarla en la relajación y en la atención puede ser una de las alternativas que hagan mucho bien a esos niños, dejando los psicofármacos para los diagnósticos incontestables. En general recomiendo la práctica de la atención profunda, lo que implica tratar de ver y escuchar sin interferencias para poder captar lo importante. Es un proceso al que tenemos que querer estar abiertos y que dura toda la vida. Como crees que afectaría al desarrollo de los niños igualar en número de horas las asignaturas artísticas con el resto de asignaturas? En los países anglosajones se está más cerca de esta idea. De todas formas creo que el modelo educativo sobre todo debería estar alejado de la rigidez y la frustración y ser lo suficientemente flexible para sacar lo mejor de cada uno, es decir, que tenga opciones y permita probar, identificar y desarrollar cualidades específicas de los niños. El sistema actual además de ser rígido está muy centrado en suministrar pilas de información cada vez más abstracta, en plantear problemas intelectuales muy sofisticados y en impartir diferentes áreas de conocimiento. No ayuda a pensar y, por lo tanto, no fomenta la autonomía y la responsabilidad Toda esta información está muy bien, pero lo interesante sería que el sistema tuviera como objetivo prioritario enseñarles a pensar, a crecer libres de ansiedad, a enseñarles valores como la generosidad, el afecto, o la responsabilidad como un valor que genera  fuerza positiva y es liberador de posturas victimistas y dolorosas. ¿Por qué no asentar esas pilas de información sobre valores que nos ayuden a asumir las riendas de nuestra vida?. También creo que sería coherente que las asignaturas artísticas tuvieran más protagonismo dentro del sistema porque suponen otra opción, otro punto de vista: trabajar por amor al arte, porque no puedes remediarlo, por un sentido estético, - representan otros objetivos a los que no estamos acostumbrados y puede que no estén tan mal. Luego en la vida profesional dominar cualquier arte requiere de mucho tesón, horas de trabajo, alguna dosis de desconcierto y mucho talento que es la brida del carro. Sobre nuestros mayores, el documental “Alive Inside” con personas que padecen demencia demuestra claramente los beneficios de la terapia musical en muchas residencias del mundo. Si, fantástico y emocionante documental. La musicoterapia actúa ya en muchos ámbitos hospitalario, con personas con cáncer, con niños, ancianos, los resultados son muy positivos.  La música como generador de recuerdos, capaz de trasladarnos a una situación concreta que ya hemos vivido y de hacernos revivir aquellas emociones. El reconocimiento de estas imágenes emociona. Un documental lleno de ternura y esperanza. Nosotros también estamos testando el impacto del método Crecer con Confianza en adultos con problemas de memoria, ya que la atención es una función ejecutiva fundamental ligada a la memoria de trabajo. De momento, la respuesta es positiva. Para más información sobre Crecer con Confianza consulta en www.martatoro.com Entrevistada por Iván Pascual


Entrevista: Ivan Pascual entrevista a Marta Toro

Entrevista a Marta Toro – 7 Minutos al día para mejorar la atención de los niños   Solo con escuchar música se activan al mismo tiempo múltiples áreas del cerebro destinadas a procesar el sonido y entender elementos como la melodía y el ritmo y luego unificarlos para crear una única experiencia musical, todo en cuestión de fracciones de segundo. Pero cuando se toca un instrumento, el cerebro entero se involucra activando múltiples áreas del cerebro, procesando simultáneamente a gran velocidad informaciones en secuencias complejas e interrelacionadas. Practicar un instrumento no sólo ejercita las zonas motoras del cerebro sino que combina la precisión lingüística y matemática del hemisferio izquierdo con el contenido creativo y nuevo del hemisferio derecho. Digamos que la música es una herramienta terapéutica muy eficaz y sin efectos secundarios,  que mejora la creatividad, la capacidad de resolver problemas, la función ejecutiva y la memoria. ¿Qué has descubierto trabajando con la música? Trabajar con música es un placer. Además de que la música nos alegra la vida, tiene efectos profundamente terapéuticos y es objeto de enorme interés científico. Todos sabemos que la música nos afecta de muchas formas: influye sobre nuestro cerebro y mente. Enriquece los procesos sensoriales, motores, cognitivos, fomenta la creatividad y la disposición al cambio. El compás, la tonalidad, la melodía y la armonía afectan diferentes áreas del cerebro y todas ellas se conectan a complejas redes neurológicas. Una emoción musical intensa, por ejemplo, se relaciona con regiones cerebrales que participan en el proceso de recompensa y estímulo, favoreciendo entre otras cosas la liberación de dopamina, el neurotransmisor asociado a la alerta, el estado de ánimo y la regulación emocional. Solo con escuchar música se activan al mismo tiempo múltiples áreas del cerebro destinadas a procesar el sonido y entender elementos como la melodía y el ritmo y luego unificarlos para crear una única experiencia musical, todo en cuestión de fracciones de segundo. Pero cuando se toca un instrumento, el cerebro entero se involucra activando múltiples áreas del cerebro, procesando simultáneamente a gran velocidad informaciones en secuencias complejas e interrelacionadas. Practicar un instrumento no sólo ejercita las zonas motoras del cerebro sino que combina la precisión lingüística y matemática del hemisferio izquierdo con el contenido creativo y nuevo del hemisferio derecho. Aumenta el volumen y la actividad del cuerpo calloso del cerebro, el puente entre los dos hemisferios, permitiendo que los mensajes se muevan con mayor rapidez y por múltiples rutas.. Digamos que la música es una herramienta terapéutica muy eficaz y sin efectos secundarios,  que mejora la creatividad, la capacidad de resolver problemas, la función ejecutiva y la memoria. No parece que todos los estilos musicales puedan favorecer acciones terapéuticas... Depende de lo que se pretenda. "Crecer con Confianza", por ejemplo,  que se creó con una intención clara de mejorar la atención y buscar la relajación, se  fundamenta entre otras cosas en las diferentes etapas de crecimiento de los niños, que  van pasando por determinados tipos de ondas cerebrales que marcarán su comportamiento, su capacidad de aprendiza y emociones. A nivel terapéutico hay que determinar los objetivos y seleccionar muy bien la música que se quiere aplicar. Así lo hace la musicoterapia. Ahí tenemos el famoso "efecto Mozart" que yo personalmente suscribo porque me produce mucha serenidad, o la música barroca… Con un poco de atención, cada uno se dará cuenta qué tipo de música le reproduce el estado de ánimo que buscaba. Hay que explorar. Nos puedes explicar mejor que es "Crecer con Confianza" Es un método musical de apoyo para padres, docentes o terapeutas que enseña a los niños cómo relajarse y, al mismo tiempo, aumenta su capacidad de concentración y atención, tratando de ganar en seguridad y confianza en sí mismos. El método se fundamenta en varios conceptos de la neuropsiquiatría moderna como el origen epigenético (genes más respuesta al entorno) de trastornos como el TDA/H. Además, el método fue objeto de un ensayo clínico con 156 niños de 7 a 12 años con diagnóstico TDA/H en un colegio de Madrid. Su aplicación redujo los niveles de ansiedad en los niños de manera significativa y mejoró su atención sostenida de forma espectacular. En general, la respuesta en los colegios que lo están implantando es muy positiva. Los profesores observan que el uso del método a nivel colectivo calma a los niños, tiene un efecto contagio y mejora el ambiente en clase. Por otro lado, los profesores se alegran de ver que sólo precisan un aparato de música y no les supone trabajo adicional, mas bien se lo facilita. Cuando yo era pequeño a este trastorno se le llamaba "niños muy movidos" ¿cuanto crees que hay de cierto en el diagnóstico TDA/H? El tema que apuntas es muy controvertido y creo que requiere de una gran reflexión, porque es importante.  Dentro de la comunidad científica la polémica se dispara en varias direcciones, por ejemplo, se cuestiona si el TDAH es verdaderamente un trastorno o es simplemente una variante de normalidad que tuvo sentido en algún momento de la evolución del homo sapiens y que, hoy dentro de nuestro esquema social, no tiene buen encaje y es una auténtica molestia para todos. Como bien dices, "niños movidos" ha habido toda la vida. En cualquiera de las dos opciones se ponen en tela de juicio las enormes cifras diagnosticadas que se están barajando, dudando tanto de los métodos de evaluación, como de los efectos a medio largo plazo de  tratamientos ligados a psicoestimulantes, que en algunos casos pueden ser adecuados y en otros, un auténtico disparate. Algo estamos haciendo mal...¿que hay que cambiar? Si estamos hablando de ese tipo de niños, habrá que probar si hay otras vías terapéuticas. Trabajar la mente y ejercitarla en la relajación y en la atención puede ser una de las alternativas que hagan mucho bien a esos niños, dejando los psicofármacos para los diagnósticos incontestables. En general recomiendo la práctica de la atención profunda, lo que implica tratar de ver y escuchar sin interferencias para poder captar lo importante. Es un proceso al que tenemos que querer estar abiertos y que dura toda la vida. Como crees que afectaría al desarrollo de los niños igualar en número de horas las asignaturas artísticas con el resto de asignaturas? En los países anglosajones se está más cerca de esta idea. De todas formas creo que el modelo educativo sobre todo debería estar alejado de la rigidez y la frustración y ser lo suficientemente flexible para sacar lo mejor de cada uno, es decir, que tenga opciones y permita probar, identificar y desarrollar cualidades específicas de los niños. El sistema actual además de ser rígido está muy centrado en suministrar pilas de información cada vez más abstracta, en plantear problemas intelectuales muy sofisticados y en impartir diferentes áreas de conocimiento. No ayuda a pensar y, por lo tanto, no fomenta la autonomía y la responsabilidad Toda esta información está muy bien, pero lo interesante sería que el sistema tuviera como objetivo prioritario enseñarles a pensar, a crecer libres de ansiedad, a enseñarles valores como la generosidad, el afecto, o la responsabilidad como un valor que genera  fuerza positiva y es liberador de posturas victimistas y dolorosas. ¿Por qué no asentar esas pilas de información sobre valores que nos ayuden a asumir las riendas de nuestra vida?. También creo que sería coherente que las asignaturas artísticas tuvieran más protagonismo dentro del sistema porque suponen otra opción, otro punto de vista: trabajar por amor al arte, porque no puedes remediarlo, por un sentido estético, - representan otros objetivos a los que no estamos acostumbrados y puede que no estén tan mal. Luego en la vida profesional dominar cualquier arte requiere de mucho tesón, horas de trabajo, alguna dosis de desconcierto y mucho talento que es la brida del carro. Sobre nuestros mayores, el documental “Alive Inside” con personas que padecen demencia demuestra claramente los beneficios de la terapia musical en muchas residencias del mundo Si, fantástico y emocionante documental. La musicoterapia actúa ya en muchos ámbitos hospitalario, con personas con cáncer, con niños, ancianos, los resultados son muy positivos.  La música como generador de recuerdos, capaz de trasladarnos a una situación concreta que ya hemos vivido y de hacernos revivir aquellas emociones. El reconocimiento de estas imágenes emociona. Un documental lleno de ternura y esperanza. Nosotros también estamos testando el impacto del método Crecer con Confianza en adultos con problemas de memoria, ya que la atención es una función ejecutiva fundamental ligada a la memoria de trabajo. De momento, la respuesta es positiva. Para más información sobre Crecer con Confianza consulta en www.martatoro.com Entrevistada por Iván Pascual  


Más artículos
yourattentionplease | Crecer con confianza
©2013